Viendo El Significado De La Lección Del Día

by Robert Perry

El Libro de Ejercicios consiste, en gran medida, en repetir la idea del día, la declaración que está al principio de cada lección. Por lo tanto, si esta idea cae de plano en nuestra mente, no estaremos aprovechando del todo la práctica del día. Sería lo mismo que estar repitiendo una frase en Latín. Así es al menos, como uno lo siente a veces. La solución para esto es comprender el significado inherente a esa breve declaración. Este significado es lo que hace que la práctica tome vida. Cuanto más significado veamos en esas palabras, más poderosa será la practica de ellas.

Este significado está provisto en gran media por el Texto de estudio, pero también por una lectura cuidadosa de la lección. Después de todo, la mayor parte de las palabras de la lección nos enseñan lo que la idea del día significa. Por lo tanto, idealmente deberíamos estudiar cada línea de la lección con un solo ojo leyendo lo que dice acerca de la idea del día. Yo elijo una clase de postura mental en la cual tengo un ojo en la idea del día mientras el otro ojo lee las enseñanzas de la lección. Leo una oración o párrafo de la lección y luego regreso y me pregunto cómo se relaciona con la idea del día. Esto generalmente le dará a la idea un significado diferente de la que yo le hubiera dado de no haberlo hecho así, además de una connotación más profunda y completa. En resumen, hará de la práctica algo más poderoso y efectivo.

Veamos esto en acción en el caso de la lección 264 y su plegaria complementaria, la cual provee la enseñanza de esa lección:

El Amor De Dios Me Rodea

La primera vez que leemos esta idea, probablemente asumiríamos que significa que existe una presencia de Dios que nos rodea, algo parecido a un aura, y que nos sigue a donde quiera que vayamos. En sí mismo, este pensamiento es reconfortante, pero veamos el significado de lo que la enseñanza de la lección pone es esta idea.

1. Padre, estás delante y detrás de mí, a mi lado, allí donde me veo a mí mismo y dondequiera que voy.

Esta primera oración no dice nada muy diferente de lo que deberíamos haber entendido sobre la idea del día. Sin embargo, la idea resulta más concreta mencionando específicamente las palabras "delante", "detrás" y "al lado". También la idea se vuelve más absoluta. Dios no está solamente a mi alrededor, Él está donde quiera que voy, incluso en el lugar en que puedo verme. Esto nos da una pista de lo que se viene.

2. Estás en todo lo que contemplo, en los sonidos que oigo y en cada mano que busca la mía.

Esta declaración expande y profundiza la idea considerablemente. Dios no es solamente una clase de presencia invisible que flota a mi alrededor, digamos en un radio de un metro. Él está en todo lo que contemplo. Él no es una cosa invisible entre una gran cantidad de cosas visibles. Él es omnipresente. Lo que es más, Él incluso está en los sonidos que percibo. De alguna manera es mucho más fácil imaginar que Él está en los objetos físicos que en los sonidos. Los sonidos no son cosas. Son sólo vibraciones en el aire, sólo movimiento. Esto significa que Dios no solamente está en las cosas, sino también en las transformaciones, en los movimientos. Por supuesto, Él también está dentro de aquellos que caminan conmigo. Incluso Él está en aquellas manos que se extienden hacia las mías, y en el movimiento de esas manos al extenderse, y en el sonido de sus pasos. Literalmente estoy rodeado por Dios, ya que Él mora en cada mirada, sonido, persona, objeto y movimiento – en todo. Hemos llegado ahora un poco más allá del concepto de Dios como aura.

3. En Ti el tiempo desaparece, y la idea del espacio se vuelve una creencia absurda

Esta declaración parece remontarse en una nueva dirección, aunque es la consecuencia lógica de las declaraciones anteriores. Si Dios está en todo, entonces cada lugar contiene la misma cosa: Dios. Y si cada lugar contiene la misma cosa, si todos los lugares son iguales, entonces no existe tal cosa llamada lugar. El mismísimo concepto de lugar implica que un lugar es distinto de otro, lejano de otro. Sucede lo mismo con el tiempo. Si Dios está en cada momento, aparentemente momentos diferentes son en realidad lo mismo, lo cual significa que no existen momentos diferentes. Sin momentos diferentes no puede haber tiempo. Sin lugares diferentes no puede haber espacio. Por lo tanto, "el tiempo desaparece, y la idea del espacio se vuelve una creencia absurda".

Este pensamiento es algo diferente de lo que he encontrado en algunas enseñanzas espirituales. He escuchado muchas veces que Dios está en todo, pero la impresión que generalmente tengo, por lo tanto, es que esas cosas son reales. A través del acto de Dios de morar en una roca, por ejemplo, Él está decretando la realidad de la roca. Esa roca debe ser real, o Dios no se hubiera molestado en estar dentro de ella. En realidad, en estos sistemas de pensamientos, Dios mismo da nacimiento a la roca, a la vida y mora dentro de la casa que Él creó.

El Curso hace algo muy diferente con la idea. Implica que Dios es la única cosa real en esa roca. La forma de la roca, su sustancia física, no es real. La forma no es una manifestación de Dios. Es solamente una representación ilusoria del pensamiento demente de que Dios está ausente. Por lo tanto, la roca no está allí en realidad. Sólo Dios está.

4. Pues lo que rodea a Tu Hijo y lo mantiene a salvo es el Amor Mismo.

Esta declaración lleva las cosas un poco más allá. Parece que estamos rodeados por el tiempo y el espacio: lo que nos envuelve es el espacio, detrás nuestro está el pasado y delante el futuro. Esto es lo que significa estar en este mundo – estar rodeado del tiempo y del espacio. Sin embargo la lección nos dice que lo que está delante y detrás nuestro es Dios, no el pasado y el futuro, no el espacio físico. Si esto es realmente cierto, entonces nosotros no estamos en este mundo. En realidad estamos en el Amor de Dios, en el Cielo. Si tan solo pudiéramos ver, si las dimensiones pudieran desprenderse de nuestros ojos, nos daríamos cuenta que justo ahora no estamos en este mundo, sino en el Cielo, rodeados por Su Amor. Hemos llegado ahora mucho más allá de la idea de que el Amor de Dios es como un aura de un metro.

5. No hay otra Fuente que esa, y no hay nada que no comparta Su santidad; nada que se encuentre aparte de Tu única creación, o que carezca del Amor que envuelve a todas las cosas dentro de sí.

El alcance del Amor de Dios continúa extendiéndose. No solamente estamos rodeados por el Amor de Dios, sino que venimos de ese Amor. Es nuestra Fuente; lo que le da vida a nuestro ser. Más aún, esta total relación con el Amor de Dios está ahora expandida hasta envolver a todo y a todos. No solamente a nosotros, sino que todo proviene de ese Amor y está hecho de ese Amor, compartiendo Su santidad. Y nada ha sido excluido de Su abrazo eterno. Todo está sostenido en ese Amor, no en el tiempo y el espacio. ¿Cómo puede existir un mundo de tiempo y espacio cuando solamente existe un Amor que crea más de sí mismo?

6. Padre, Tu Hijo es como Tú

La oración 5 fue una larga declaración, más filosófica respecto de la relación de la Fuente con todo lo demás. Ahora tomamos esas ideas, en esta oración 6, la condensamos dentro de una declaración breve, directa e íntima de un Hijo a su Padre. "Esta es la única Fuente y todo comparte Sus atributos" se transforma en "Padre, todos nosotros somos igual a Ti, porque todos somos Tu Hijo". Individualmente, este Hijo somos nosotros, pero (dado el contexto de la declaración anterior) es también todos y todo.

Con esta declaración directa e íntima, la plegaria está comenzando a completarse y nos conduce hacia el lugar del que ha estado hablando. El "nosotros" implicado en la oración 6 se continúa en la línea final de la plegaria.

7. Hoy apelamos a Ti en Tu Propio Nombre, para estar en paz en Tu eterno Amor.

Las ideas que la plegaria ha descrito son una especie de alfombra roja que ha sido extendida ante nosotros. Ahora, en esta línea final, estamos destinados a caminar sobre esta alfombra hacia la realidad de la que se ha estado hablando, la realidad del Amor de Dios. Sabemos que al hacer esto, no estamos actuando por nuestra cuenta. No estamos irrumpiendo. Estamos caminando hacia la puerta de entrada de Dios sosteniendo en nuestras manos una invitación de parte del mismísimo Señor de la casa. Apelamos a Él en Su Propio Nombre. Él mismo ha extendido la alfombra roja. ¿Cómo sabemos esto? Como dice el resto de la plegaria, Él ya nos ha colocado para siempre dentro de Él. Si su Amor es lo que nos ha creado y lo que nos rodea, y en realidad es lo único que existe, ¿dónde más podríamos ir?

El contexto que inicialmente habíamos leído dentro de la idea del día se encuentra ahora totalmente transformado. El Amor de Dios no es meramente un aura que nos rodea, un fantasma silencioso que llevamos con nosotros en nuestro agitado viaje por este mundo de cosas separadas. El mundo es el fantasma; el Amor de Dios es la única realidad que existe. Es el reino omnipresente que nos encamina más allá de este mundo de sombras hacia dentro de Sí Mismo. Y no sólo a nosotros – encauza a todos y a todo; a todas las mentes incontables que comprenden el único Hijo de Dios.

Así, en vez de decir "Qué gentil de tu parte, Dios, al venir conmigo en mis tareas diarias" terminamos diciendo "Nosotros (el mundo entero y todas las cosas vivientes) apelamos a Ti". Apelamos a Él, para descansar de nuestros quehaceres atareados y ansiosos planes, para liberarnos del desfile sin fin de pequeños objetos que se escurren a través de los días intranquilos. Apelamos a Él, para dejar detrás las miles de sombras que hechizaron este lugar irreal y transitar para siempre hacia la luz del Cielo. Como un Hijo, apelamos a Él para olvidarnos de todas nuestras identidades separadas y juntos encontrar quietud eterna en Sus Brazos sin límites. Apelamos a Él para descansar en Su Amor eterno.

"El amor de Dios me rodea" significa mucho más de lo que podríamos haber pensado al principio. Teniendo en mente este significado expandido, más profundo y más amplio, ¿te parece que practicar esta lección sería algo diferente?

Printer Friendly Version

Free EN-ewsletters: A Better Way (Monthly)  Circle News (Weekly)

A Course in Miracles

We are happy to announce the Complete and Annotated Edition of A Course in Miracles.

More Info