No se

by Greg Mackie

La semana pasada, dos palabras me han brindado mucha paz: "no se". Aparentemente, la idea de encontrar paz en no saber puede sonar extraña. Puede parecer una posición del tipo avestruz que evoca a "La ignorancia es la fuerza", absurdo eslogan intencional de George Orwell en su libro 1984. Permítanme explicar la idea.

El Curso suele decirnos que en realidad no sabemos qué signifcan las cosas o qué decisión es la mejor para una situación determinada, por lo tanto necesitamos dejar de lado aquello que pensamos que sabemos y permitir que el Espíritu Santo decida por nosotros. Sobre este tema, uno de mis pasajes favoritos es esta formidable práctica incluida en el Texto:

Cuando de alguna manera tu paz se vea amenazada o perturbada, afirma lo siguiente:

No conozco el significado de nada, incluido esto. No sé, por lo tanto, cómo responder a ello. No me valdré de lo que he aprendido en el pasado para que me sirva de guía ahora.

Cuando de este modo te niegues a tratar de enseñarte a ti mismo lo que no sabes, el Guía que Dios te ha dado te hablará. Ocupará el lugar que le corresponde en tu conciencia en el momento en que tú lo desocupes y se lo ofrezcas a Él. (T-14.XI.6:6-11)

¿Qué te ocurre cuando te dicen que no sabes qué significan las cosas y que, por lo tanto, no sabes cómo responder a nada? ¿Qué te sucede cuando te dicen que lo aprendido en el pasado es inútil como guía para saber cómo responder? Esta puede ser una idea atemorizante. ¿Cómo podemos sobrevivir en este mundo demente si todas las cosas, técnicas y habilidades que con tanto esfuerzo hemos aprendido a lo largo de los años ya no nos guían? Sin nuestro propio conocimiento, ¿como podemos confiar en que podremos atravesar el laberinto de las infinitas decisiones críticas que nos confrontan día a día?

Este pasaje no brinda la respuesta a estos interrogantes: el Espíritu Santo, "Guía que Dios te ha dado". Admitir entonces que no sabemos qué significan las cosas o cómo responder a ellas, no nos deja en un temible vacío sin nada que nos guíe en la vida. Todo lo contrario, abre nuestras mentes al Espíritu Santo, Quien sabe el significado de todo y cómo responder a cada coso, y es por lo tanto, el único que realmente puede guiarnos en la vida. Una vez que nos damos cuenta de esto, abandonar aquello que nosotros pensábamos no es una propuesta temible, sino más bien liberadora. Tal como señala el Manual del Curso: "Abandona, por lo tanto, todo juicio, no con pesar sino con un suspiro de gratitud. Ahora estás libre de una carga tan pesada, que sólo podría haberte hecho tambalear y caer debajo de ella" (M-10.5:1-2).

Este es el porqué las palabras "no sé" pueden proporcionarnos paz. Somos liberados de la carga de tener que saber todo. Admitir que no sabemos no es tener una actitud de avestruz, sino que nos permite sacar nuestra cabeza afuera de la oscura arena de la falsa certeza y dirigirlas hacia la luz que verdaderamente puede guiarnos. Admitir nuestra ignorancia es en verdad fortaleza porque nos permite acceder a la sabiduría y fortaleza del Espíritu Santo.

Las palabras "no sé" realmente me ayudaron a encontrar paz mental en estos días, durante el intercambio de emails con una persona sobre temas políticos. Esta persona disentía con mi opinión en términos muy fuertes y expresaba sus opiniones opuestas con absoluta certeza. Esta persona estaba absolutamente convencida que tenia razón, y todo aquel que disintiera se encontraba completamente equivocado.

Ahora bien, tengo que admitir que haber sido atacado tan violentamente por esta persona perturbó mi paz. Mi ego estaba ansioso por contraatacar. Pero me contuve y dije "No se". ¿Cómo saber quién tiene razón y quien está equivocado? ¿Cómo saber qué teoría política es correcta? ¿Cómo saber qué significad todo esto? ¿Cómo saber cuál es el mejor resultado? ¿Cómo saber responderle a esta persona? Me recordé a mi mismo que el Espíritu Santo sabe todo y que tiene un plan para todo lo que sucede en este mundo, y así entregué toda la situación a Su protección.

Es difícil describir cuánto alivio me brindó esa elección. Inmediatamente, mis pensamientos de ataque desaparecieron y sentí que la paz me envolvía. Después de preguntar sobre cómo responder, dejé de responder los emails de esta persona diciéndole que, si bien seguía disintiendo con su opinión, no estaba seguro de la mía y por lo que sabía, él podía tener razón. No ha contestado mi email así que todavía no se cómo concluirá este intercambio. Pero sí sé que me siento en paz.

¿Y qué hay sobre ti? ¿Te has encontrado en situaciones donde tu paz es perturbada, donde te aferras a aquello que piensas que sabes o donde te encuentras discutiendo con personas que están convencidas que ellos sí saben? LA próxima vez que te suceda algo así, bien puedes tratar de utilizar estas dos palabras tan liberadoras: "No sé". Puedes también intentar con la práctica del Curso que más arriba indiqué. A pesar de no haber empleado la práctica especifica en mi encuentro con esa persona que disentía con mi opinión política. La he empleado en innumerables ocasiones con grandes resultados. Que puedas encontrar la paz que proviene al entregarle tu vida a Uno Que realmente sabe.

Printer Friendly Version

Free EN-ewsletters: A Better Way (Monthly)  Circle News (Weekly)

A Course in Miracles

We are happy to announce the Complete and Annotated Edition of A Course in Miracles.

More Info