Los milagros como fuerza de la realidad

by Robert Perry

Para muchos estudiantes del Curso, existe un conflicto, inconsciente quizás, entre la palabra "milagro" del nombre y la metafísica del Curso. Un milagro es un suceso sorprendente en este mundo, mientras que la base metafísica del Curso señala que el mundo es irreal. La pregunta natural es, si el mundo es irreal, ¿por qué son tan importante los sucesos sorprendentes en él? Si bien estos dos temas parecen estar en conflicto, de hecho ambos concuerdan perfectamente.

Uno implica el otro. En este artículo me gustaría definir el milagro y hacerlo de forma tal que podamos ver cómo el milagro es el natural resultado de la base metafísica del Curso.

De acuerdo al Curso, en el principio existía una realidad prístina, perfecta en todas sus formas, libre de todo límite y limitación y plena en eterno júbilo y paz. En el amanecer del tiempo, sin embargo, esta realidad pareció ser reemplazada por su opuesto: el mundo tal como lo conocemos, un ámbito caracterizado por el conflicto, la enfermedad y el sufrimiento, un lugar donde criaturas temerosas luchan por sus necesidades en el breve lapso antes de su muerte.

El segundo ámbito, sin embargo, no reemplazó en verdad al primero. No es sino una ilusión en nuestras mentes. Ese ámbito original, prístino, sigue siendo la única realidad. Y como tal tiene todo el poder. Esta es la clave para el milagro. En cualquier momento, el poder de la realidad puede llegar hasta este ámbito ilusorio y cambiar las cosas, reemplazando el imperante cuadro de muerte por uno de vida eterna. Esto puede suceder instantáneamente y sin ningún esfuerzo, ya que la vida es la única realidad inmanente. Lo único que se necesita es que nuestras mentes se suelten de las ilusiones y, que por un momento, permitan que la realidad sea lo que es.

La pregunta crucial es: ¿la realidad invierte las ilusiones sólo en nuestras mentes o también lo hace en el mundo? Cuando digo "en el mundo" me refiero tanto a la apariencia física como a las mentes de las personas. Creo que al respecto, el Curso es perfectamente claro. Según las declaraciones que se encuentran en los tres volúmenes, el milagro siempre es un reflejo de la realidad: 1) en nuestras mentes 2) en las mentes de los demás y 3) en el mundo físico. Invierte las ilusiones sin excepciones porque son irreales. Si existiera alguna ilusión que pudiera mantenerse firme frente a un milagro, quedaría demostrada la realidad de la ilusión puesto que la estabilidad y la permanencia son los signos distintivos de aquello que es real. El Curso apunta a remover toda ilusión, a restaurar todo lo perdido, a la salvación de todos los Hijos de Dios. El Curso quiere que todo sea invertido, no únicamente mi ego individual.

En mi mente, la crucifixión de Jesús es el mejor ejemplo de la inversión total que proponen los milagros. La crucifixión de Jesús ha sido un poderoso símbolo del mundo de las ilusiones. De hecho, fue una galería de lo peor que el mundo tiene para ofrecer: abandono, traición, falsa acusación, injusta condena, aparente fracaso en cumplir una misión, humillación pública, ridiculización, tortura y una ejecución con muerte lenta. La muerte no es sólo un rubro más de esta lista, le agrega una nota de irrevocabilidad a toda ella, tal cual Helen escribió Helen en su poema "Extraño en el camino": "Los muertos muertos están. No vuelven a resucitar" (Los regalos de Dios, pág. 103). ¿Qué mejor símbolo que éste podría existir para un mundo de oscuridad que aparentemente ha expulsado la luz de Dios de una vez y para siempre?

Este es el porque la resurrección suscitó una declaración tan poderosa. Si la crucifixión de Jesús puede ser invertida totalmente, entonces cualquier cosa también puede serlo. Si la resurrección realmente sucedió, significa que no importa cuán mal estén las cosas, la paz siempre puede reemplazar la guerra, la dicha siempre puede reemplazar las lágrimas y la vida siempre puede reemplazar a la muerte.

Los estudiantes del Curso tienen diferentes opiniones con respecto a si existió o no una dimensión física en la resurrección de Jesús. Sin embargo, las palabras de Jesús a Helen (publicadas en el libro "Ausencia de Felicidad" de Ken Wapnick) dejan en claro que sí hubo una tumba vacía y que su cuerpo sí desapareció. Jesús le dijo a Helen: "Mi cuerpo desapareció porque no tenía ilusiones respecto de él". En otras palabras, su cuerpo desapareció porque Jesús se dio plena cuenta que no era real. De hecho, estas palabras equiparan la resurrección con su desaparición y mencionan la reaparición de su cuerpo como un tema secundario, como algo que ocurrió luego de la resurrección. Desde esta perspectiva, Jesús luego resume el mensaje de la resurrección:

Las ilusiones son ilusiones. La verdad es verdad.

Las ilusiones se desvanecen. Sólo la verdad permanece (Ausencia de Felicidad, Pág. 384)

Observemos estas líneas. Ambas capturan a la perfección lo que he estado tratando de decir sobre los milagros – que tiene sentido dado que la resurrección fue el milagro máximo. Estas líneas dicen que el milagro es el resultado natural de la base metafísica del Curso, que la realidad es verdad y que las ilusiones son falsas. Dado este hecho, el poder de la realidad puede dispararse para reemplazar las ilusiones en cualquier momento, en cualquier momento en que se lo permitamos. Y ese reemplazo puede suceder sin excepción, no tan solo en nuestras mentes, sino también en el mundo.

Basándome en todo lo que hasta aquí he dicho, me gustaría brindar esta definición de milagro, definición que no pretende definir al milagro de una manera técnica, sino mas bien pretende capturar su espíritu, y mostrar su conexión con la base del Curso.

Dado que la realidad (la unicidad del espíritu, la paz de la eternidad, el Amor de Dios) es verdad y las ilusiones (la enfermedad, la discordia y la muerte endémica de este mundo) son falsas, la realidad tiene todo el poder y las ilusiones no.

Por lo tanto, el poder de la realidad puede precipitarse en cualquier momento y disipar las ilusiones, reemplazando instantáneamente su representación de la muerte por un reflejo de la vida eterna. Esto es un milagro. Depende de nosotros permitir que ocurra este reemplazo y una vez que dejamos que ocurra en nuestras mentes, puede extenderse a las mentes de los demás y al mundo de la forma. Todas las cosas dolorosas y limitantes pueden ser revertidas y habrán de serlo puesto que no son reales.

Lo que me interesa sobre esta definición es que puede servir como un resumen del Curso mismo ya que combina los dos temas que mencioné al principio: la base metafísica que señala que el mundo no es real y el milagro que promete una liberación total sin excepciones dentro de este mundo.

Es de esperar que ahora podamos ver que uno implica el otro. El Curso ofrece una completa liberación de nuestras cadenas puesto que son ilusorias. Y el Curso es sobre esto: la liberación total y milagrosa de todas las cadenas. Y este es el porque es Un Curso de Milagros.

Printer Friendly Version

Free EN-ewsletters: A Better Way (Monthly)  Circle News (Weekly)

A Course in Miracles

We are happy to announce the Complete and Annotated Edition of A Course in Miracles.

More Info