Etapas de la práctica

by Allen Watson

En el Primer Repaso del Libro de Ejercicios (pág. 87), el tercer y cuarto párrafo presentan una teoría de la práctica que es útil para comprender el porqué de la estructura del Libro de Ejercicios. Además son muy ilustrativas de la importancia de los cambios en la estructura misma a medida que progresamos en nuestra práctica. El repaso identifica cinco etapas de manera muy clara.

1. De mucha estructura en una disposición formal

En el comienzo de nuestro estudio, el Curso recomienda una práctica bastante estructurada, con atención a ciertas formas. Las primeras lecciones en el Libro de Ejercicios se detienen largamente en los detalles específicos acerca de cómo practicar la lección. Este Repaso, por ejemplo, nos dice que no hace falta que repasemos en mayor detalle los comentarios después de cada uno de los pensamientos diarios. En su lugar hemos de concentrarnos en el punto central y pensar en ello, permitiendo que aparezcan ideas relacionadas de la misma manera que en las recientes lecciones (El concepto de "pensamientos relacionados" ya comienza a alejarse de la formalidad estricta, enseñándonos a pensar por nosotros mismos según los lineamientos del Curso.)

Además nos dice que "los ejercicios deben hacerse, a ser posible, con los ojos cerrados y cuando estés solo en un lugar tranquilo." Esto es lo que quiero decir cuando digo que presta atención a las formas. Se ocupa de dónde deberemos estar (en un lugar tranquilo) y específicamente qué debemos hacer con nuestros ojos. Agrega que esta clase de instrucción hace "hincapié en este procedimiento para las sesiones de práctica debido a la etapa de aprendizaje en la que te encuentras," obviamente se entiende que es la etapa del principiante.

La idea detrás de esta clase de instrucción parece ser que en esta etapa necesitamos estructura, y necesitamos soledad y tranquilidad física. Hace falta que cerremos los ojos para dejar afuera las distracciones porque de otro modo nuestras mentes no están lo suficiente entrenadas para ignorar las distracciones. Nos estamos capacitando para tener paz interior, y al principio es útil darle lugar a ese estado mental con la preparación de nuestro ambiente.

2. Sin ninguna disposición especial

A medida que avanzamos, será necesario abandonar la preparación formal y la estructura para que podamos "aprender que no necesitas ningún ambiente especial donde aplicar lo que has aprendido." Para encontrar la paz mental al principio necesitamos un lugar tranquilo y también hace falta que cerremos los ojos. Pero con el tiempo, la intención es que comencemos a aplicar nuestro aprendizaje en situaciones que aparentemente son perturbadores. Después de todo, ¿cuándo es que más necesitamos paz? Obviamente la necesitamos cuando sucede algo que parece que nos altera.

El avance comienza cuando aprendemos a generalizar, cuando podemos tomar lo que hemos aprendido en el "laboratorio" de la práctica tranquila y lo aplicamos en situaciones perturbadoras. Esto sucederá casi de motu propio. De repente notaremos que las cosas que nos solían alterar al instante ya no lo hacen. O notaremos que reaccionamos con amor en lugar de enojo.

La práctica del Libro de Ejercicios favorece esta expansión de las lecciones en nuestra vida al pedirnos que recordemos el pensamiento del día cada vez que algo nos altere. Esto saca la lección del laboratorio y lo lleva a nuestra vida. Este tipo de práctica expandida, o "respuesta a la tentación," es vital si el Curso va a marcar una diferencia que se note en nuestras vidas.

3. Llevar la paz con nosotros

Así continuamos con nuestra práctica como al comienzo, y a medida que comenzamos a responder a las perturbaciones con una elección a favor de la paz en lugar de alterarnos, se inicia la tercera etapa. Comenzamos a llevar la paz con nosotros a cada situación. En la segunda etapa estamos reaccionando a una situación y eligiendo paz; ahora, estamos activamente llevando la paz con nosotros a una perturbación y confusión, curando las situaciones que encontramos. Nuestra práctica aquietada ha establecido un cierto nivel de paz dentro de la mente, y ahora llevamos con nosotros esa quietud a medida que vivimos cada día. "Esto no se consigue evadiendo tales situaciones y buscando un refugio donde poder aislarte."

En este nivel de desarrollo hemos puesto fin a cualquier intento de aislamiento monástico y nos extendemos en el mundo trayendo curación. Igual nos retiraremos periódicamente para "recargar", por decirlo de alguna manera, pero ya no tememos la perturbación y confusión; incluso comenzamos activamente a buscar situaciones en que nuestra mente curada pueda traer curación a otros.

4. Reconocer que la paz es parte de nosotros

En un nivel aun más alto comenzamos a darnos cuenta que la paz no es una cualidad o condición que va y viene; en su lugar, es una parte inherente de nuestro ser. Nos hemos dado cuenta que la paz no es condicional. No depende de condiciones. Es parte inherente de nuestra naturaleza; es lo que somos. Nos hemos identificado con la paz de tal manera que con simplemente estar ahí llevamos paz a cada situación en que nos encontremos. Ya no necesitamos aislarnos ni cerrar los ojos para sentirnos en paz; somos paz. Las condiciones a nuestro alrededor no afectan nuestra paz; muy al contrario, nuestra paz afecta las condiciones.

5. La paz vista en todos lados

En el nivel más alto, nos damos cuenta que no se requiere nuestra presencia física para afectar cualquier situación. Nos damos cuenta que "no hay límite con respecto a dónde tú estás, de modo que tu paz está en todas partes, al igual que tú."

Este panorama general del camino por el que nos lleva el Curso puede ser muy alentador a medida que luchamos con el nivel básico. Miren el alcance del programa del Curso. Comenzando en el nivel en que nuestra paz es tan vulnerable que debemos cerrar los ojos para excluir el mundo, avanza para trascender el mundo por completo. Tal vez ansiemos estar en el nivel más alto inmediatamente, pero no funciona de esa manera. No podemos saltear pasos, como dice Ken Wapnick.

No se queden atrapados pensando "Debería poder sentirme en paz en cualquier lugar," y debido a ello negarse el apoyo de la soledad, la quietud y los ojos cerrados. Al principio ese apoyo es necesario incluso se enfatiza en el programa de estudios del Curso. No creas que no le eres fiel a tu comprensión más elevada cuando preparas una estructura formal para ti mismo, por ejemplo poniendo la alarma para recordar tus momentos de práctica, llevando a donde vayas tarjetas con la lección escrita, o pidiéndole a una amiga que te controle. Al principio, es útil casi cualquier cosa que te ayude a recordar.

La estructura no perdurará, pero necesitamos la estructura al principio para llegar al punto de no necesitarla. Si tratamos de pasar inmediatamente a la práctica no estructurada, terminaremos sin practicar para nada. Usa la estructura, pero no te apegues a ella. Que no se convierta en ídolo. La estructura es como las rueditas de aprendizaje que se ponen en la primera bicicleta, necesarias y útiles mientras aprendemos, pero se descartan ni bien podamos mantenernos en movimiento por nuestra cuenta.

Printer Friendly Version

Free E-Newsletters: A Better Way (Monthly)  Circle News (Weekly)