Consejos sobre la práctica

by Allen Watson

Lectura en voz alta

Una tÚcnica de pr½ctica que encuentro muy simple y efectiva de vez en cuando, es leer la lecci÷n en voz alta. Es difâcil de explicar quÚ es lo que hace que sea diferente de la simple lectura silenciosa, pero definitivamente es distinta. Hace unos pocos dâas, estaba haciendo el repaso nocturno de la lecci÷n diaria con una amiga, y lo hizo en voz alta; despuÚs de esto, ella coment÷ que el simple hecho de la lectura en voz alta habâa hecho que la lecci÷n fuera mucho m½s significativa que al leerla por la maöana.

Quiz½s, lo que la hace diferente es que, con el objeto de leer con adecuada expresi÷n; se requiere que la mente se serene un poco y preste m½s atenci÷n a lo que se est½ diciendo. Al leer en voz alta, podemos notar distintos matices de significaci÷n y conexiones entre las oraciones que podrâan pasar desapercibidos durante una lectura silenciosa. Dado que he leâdo las lecciones del Libro de Ejercicios cientos de veces en voz alta para los grupos de estudio y para los talleres, puedo asegurar que con frecuencia sucede que mientras leo, comprendo mejor la lecci÷n, y muchas veces me moviliza emocionalmente de una forma que no logra la lectura silenciosa.

Quiz½s, la lectura en voz alta le da vida a la lecci÷n ya que, al darle voz a las palabras de la lecci÷n, tratamos de leer con sentimiento. Para poder leer con sentimiento, en realidad tienes que comprometerte con tus sentimientos, lo cual es algo muy f½cil de pasar por alto al leer silenciosamente.

Una variaci÷n en la lectura en voz alta, es leer la misma oraci÷n varias veces con diferentes Únfasis, presentando distintos tintes en el significado cada vez. Por ejemplo, existe una pequeöa diferencia en el significado de la oraci÷n ñYo soy tal cual Dios me cre÷î si la leemos con el Únfasis puesto en diferentes palabras. Tratemos de leer lo siguiente, con Únfasis en la palabra escrita en negritas.

Yo soy tal cual Dios me cre÷.

Yo soy tal cual Dios me cre÷.

Yo soy tal cual Diosme cre÷.

Yo soy tal cual Dios me cre÷.

Resulta muy beneficioso hacer esto con el pensamiento principal de cada lecci÷n, nos ayuda a fijar el pensamiento del dâa en nuestra mente, resultando m½s f½cil recordarlo durante el dâa.

Plegarias Expandidas

Otra variaci÷n de la lectura en voz alta es la de transformar lo que est½s leyendo en una plegaria hablada. Esto es particularmente aplicable a las 140 lecciones de la segunda parte del Libro de Ejercicios, dado que cada lecci÷n ya contiene una plegaria. En lugar de leer la plegaria en voz alta, ora la plegaria. T÷mate una par de segundos para recordar que en realidad te est½s dirigiendo a Dios, a travÚs del Espâritu Santo. Estas son plegarias que Dios nos ha entregado para orar.

Parece muy sutil la diferencia mental entre la simple lectura de la plegaria en voz alta, y leerla como una plegaria, pero esa pequeöa diferencia mental significa una gran diferencia en el impacto que la lectura tiene en tu mente. Tomemos la plegaria de la lecci÷n 252 por ejemplo, la cual es muy corta. La primera lânea es ñPadre, Tþ conoces mi verdadera Identidadî. Trata de decir esa lânea en voz alta mientras retienes el pensamiento de que le est½s hablando a Dios; hay muchâsima diferencia en c÷mo esa lânea te afecta. Cuando lo hago, lo primero que noto es un sentimiento de profunda gratitud y agradecimiento que crece dentro de mâ. Nos da tanta seguridad, tanta certeza, saber que hay algo que Dios sabe.

La siguiente lânea es ñRevÚlamela ahora a mâ que soy Tu Hijoî (L-pII.252.2:2). Al rezar esa frase, me hago consciente de lo que en realidad estoy pidiendo. Me pongo en contacto con un anhelo en mi interior de conocer mi verdadera Identidad como Hijo de Dios.

Se puede ampliar aþn m½s la lectura de las plegarias como plegarias. Podemos tomar las palabras escritas como punto de partida, y utilizarlas para desarrollar nuevas palabras de oraci÷n que sean m½s personales, o m½s especâficas para las propias necesidades y entendimiento, agreg½ndole pensamientos que recordemos de otras partes del Curso, o simplemente desde la propia mente, guiada por el Espâritu Santo.

Por ejemplo, esa palabra ñRevÚlamela î. Podrâamos usar algunos de los pensamientos del primer p½rrafo de la lecci÷n para hacer la plegaria m½s especâfica, por ejemplo:

ñPadre, revÚlame la santidad del Ser que soy; dÚjame atisbar una m½s completa visi÷n de esa santidad. Ayþdame a ver m½s all½ de las concepciones limitadas de santidad que tengo ahora. RevÚlame la brillante y perfecta pureza que mi Ser posee. RevÚlame el ilimitado amor de mi Ser; dÚjame ver ese amor que sostiene todas las cosas en Úl. Padre, quiero conocer la calma que da la serena certeza de este amor. Quiero conocer su fortaleza. Abro mi coraz÷n y mi mente a Ti, Padre. RevÚlamela ahoraî.

En realidad, no hace falta limitar esta tÚcnica de transformar las palabras del Curso en plegarias a las plegarias del Libro de Ejercicios. Se puede aplicar a cualquier parte del Curso. Las palabras del Texto pueden transformarse en plegarias muy f½cilmente. Como ejemplo, podrâamos leer la lânea: ñSi recorres el camino de la bondad, no tendr½s miedo del mal ni de las sombras de la nocheî (T-27.I.1:3) y transformarla en una plegaria:

ñPadre, deseo caminar con bondad. Espâritu Santo, sÚ mi Guâa; ensÚöame el camino de la bondad en esta situaci÷n (quiz½s nombrando una situaci÷n especâfica en la que te encuentras). Ayþdame a caminar sin temor a la maldad o a las sombras de la noche.î

El simplemente leer en voz alta, agregar½ nuevas capas de significado a lo que lees. Transformar las palabras en plegarias, las personaliza, y las aplica a los sucesos de tu vida. S÷lo al utilizarla la tÚcnica de transformar las palabras del Curso en plegarias, puedes transformar cada parte del Curso en una fuente de pr½ctica espiritual. Estas tÚcnicas pueden parecer muy simples, sin embargo son poderosas. S÷lo al utilizarlas te dar½s cuenta cu½n poderosas pueden ser; entonces, ËporquÚ no lo intentas? Adem½s, avâsanos c÷mo funcionan para ti.

Printer Friendly Version

Free EN-ewsletters: A Better Way (Monthly)  Circle News (Weekly)

A Course in Miracles

We are happy to announce the Complete and Annotated Edition of A Course in Miracles.

More Info